do you wanna die?

Es siempre preocuparte por que los demás sean felices, casi por obligación. Es sentirte siempre menos de lo que deberías. Es acostumbrarte a tener ese dolor en el pecho que te hace llorar. Es sentirte vacía, confundirlo con el de tu estómago, casi como un vacío existencial. Es levantarte cada mañana, pensar en que va a ser un día mejor, pero nada sale como esperas. Es esperar a algo que te salve, un milagro, cada día, pero nunca llega. Es tenerle miedo a vivir, porque ya con saber lo que es sobrevivir no queres saber que hay detrás, que espera en la verdadera vida donde todos fingen ser felices. Es ver como todo tu mundo construido con cartas débiles se derrumban de un solo soplido. Es darte cuenta que a nadie le importas, corroborarlo cada día y con ello viene una herida más. Es mirar al pasado y extrañar lo que eras, lo que antes te hacía tan feliz, aunque sabes que eso sigue muy adentro tuyo, no ves posibilidad de que sobreviva al doloroso mundo exterior. Es guardar para vos cada palabra, cada sentimiento, cada expresión, cada lágrima, cada grito, para evitar lo que viene después. Es estar asustado constantemente a cualquier cambio que pueda producirse en tu vida, ese que vas a recordar siempre, ese por el que tus ojos se humedecen cada vez que se te pasa por la cabeza. Es creerte casi invencible, preguntarte como seguís con los dos pies en la tierra después de tanto. Es no pensar nunca más en la vida, sino en lo que viene con la muerte, ese paraíso que añoras, lo único que deseas, esa felicidad infinita donde el dolor no existe. Es seguir creyéndote de que con cada golpe aprendes, con cada caída volves a ponerte de pie, pero no, seguís en el piso, sangrando, y nadie te ayuda. Es darte repugnancia a vos misma, te da asco y vergüenza ver en lo que te convertiste. Es ver reflejado en vos, los estragos de una vida que nunca te tuvo piedad. Es preguntarse ¿Qué pasara si…? Y cuando te das cuenta, ya estás dentro. Es observar cada persona de tu vida, como la mayoría se aleja, otras se burlan de vos, otras no muestran interés en tu cara de todos los días, y sólo una se queda con vos en la tormenta, esperando ese arcoíris que nunca se hace presente. Es sin haber empezado a pelear, haberte rendido. Es tratar de alejar lo que te hace mal, y cada vez se une un poco más a vos. Es volver a casa después del infierno que viviste allá afuera, y darte cuenta de que el verdadero infierno esta ahí adentro, esperándote siempre dispuesto a borrarte esa sonrisa. Es luchar en vano para conseguir la libertad de vos mismo. Es intentar esconderte del mundo, pero todos te ven. Eso es querer morir. Pero a pesar de esto no te abandonan las ganas de intentar ponerte de pie una vez más.

3 comentarios:

Stand by me dijo...

Precioso blog te sigo desde ya

Un besazo, pásate por mi blog si quieres :)

Momo dijo...

Me han encantado tus palabras... Te sigo sin duda =)

Espero que te guste mi blog, si quieres me puedes seguir ~


Have a nice day preciosa!!


Momo,
www.letmedream.es

Melanie Hater dijo...

Es larga la entrada, pero son de esas que da gusto leer ya que son expresadas muy bien. Es tuyo, cierto? me llegó mucho, y deja que pensar la frase resaltada en negrita.

un besote, te sigo :)

http://believe-meel.blogspot.com/

Dejo el link de mi blog, quizás te interese .